¿Cómo construir mi marca?

El deber de una marca es reflejar los valores con los que fue creada, así como sus cualidades valiosas  para el consumidor, por ello debe estar conformada por elementos que puedan generar vínculos emocionales, mezcla de valores intangibles y culturales que puedan llegar a los clientes, logrando que el consumidor asocie la marca a momentos de su vida, haciéndose parte de lo cotidiano y generando experiencias con ellos. Es importante entender que, si bien el logotipo es parte fundamental de nuestra marca, no lo es todo, ya que para conformar una marca sólida, es necesario contar con un nombre, un slogan, tener definido el tono de la comunicación con el que se manejará nuestra marca y algunos otros factores que iremos viendo a lo largo del artículo.

El primer paso para generar nuestra marca es hacer un análisis del negocio que queremos lanzar, comenzando por conocer cuáles son los atributos de nuestro producto o servicio, así como definir quiénes son nuestros clientes prospectos y cómo podrás llegar a ellos.

En esta primera etapa deberás realizar una investigación conforme al objetivo de tu negocio, en la que podrás averiguar qué está buscando tu público objetivo, que tipo de marcas siguen, y qué valores buscan en ellas, en qué lugares suelen consumir más, qué ofrece tu marca que la hace diferente de tu competencia, entre otros datos que, según tu proyecto de marca, irán surgiendo conforme vayas investigando.

Posteriormente debes definir los conceptos, emociones y asociaciones que te ayudarán a comunicar tus ideas y atraer clientes. Ahora dará inicio la segunda etapa y es momento de hacer una lluvia de ideas, de la cual deben salir cosas como el nombre de tu marca, el conjunto de estrategias y tácticas que utilizarás para poner en marcha tu marca, descubrir oportunidades para hacerla crecer, etc. Todo esto definirá la personalidad de tu marca, es decir la promesa con la cual tu marca se insertará en el mercado frente a sus competidores.

Resulta muy útil pensar en tu marca como si fuera una persona, ya que esto te ayudará a definir de mejor manera con qué tipo de personas podría relacionarse y así lograrás definir a tu publico objetivo, además, con esta información podrás elegir correctamente el concepto de tu marca, como los colores y algunos aspectos gráficos.

Para llevar esta fase con éxito te ayudará mucho responder las siguientes preguntas:

  1. ¿Cuál es el diferenciador de tu marca?
  2. ¿Cuáles son sus valores y misión?
  3. ¿Dónde será vendida?
  4. ¿A quién va dirigida?
  5. ¿Qué imagen quieres darle a tus clientes prospectos?

Tip: Determina el perfil de tus clientes potenciales: deberás saber qué tipo de ambientes sociales prefieren y de qué manera consultan e interactúan con sus medios de comunicación.

Una vez hayas respondido estas preguntas y tengas más claro el entorno de tu marca, es momento de darle paso a la creatividad.

logo_design

Crea un nombre.

 

Toma en cuenta que el nombre de tu marca es muy importante ya que será con el que identifiquen tu marca, por lo cual debes pensar estratégicamente en él. Piensa en algo que sea de fácil pronunciación y que sea fácil de recordar.

Crea un logotipo.

 

Debe ser la síntesis de todo lo que quieres reflejar con tu marca, por ello debes hacerlo simple, atractivo, preciso y que sea fácil de recordar.

En este punto te recomiendo acercarte a un profesional ya que ellos pueden ayudarte a sintetizar todo lo que has obtenido en tu investigación para crear la mejor imagen para tu marca.

Crea un slogan.

 

Muchas personas subestiman la fuerza de un slogan y la capacidad que tienen estos de hacer que nuestra marca sea recordada. Al crear tu slogan debes cuidar que refleje un valor o diferenciador  importante de tu marca. Debe ser directo, pegajoso y fácil de recordar.

Define tu tono de voz.

 

El tono de voz se refiere al tipo de comunicación que tendrás con tus clientes prospectos y está intrínsecamente ligado a ellos, es decir, no es lo mismo dirigirte a personas jóvenes, a quienes les gusta la música rock, que a personas mayores a quienes les gusta el tango. Tienes que saber cómo se expresan ellos, que tipo de comunicación prefieren y cómo te será más sencillo “hablar su idioma”. Es en este punto donde defines si tus comunicaciones, en Facebook por ejemplo, tendrán un tono más casual y bromista, o uno más serio y profesional.

Siguiendo estos pasos puedes comenzar tu marca, aunque es importante que tengas presente que lanzarla es sólo el inicio, debes darle seguimiento y contar con una estrategia que te permita desarrollarla sólidamente.

El gran secreto, es siempre pensar tu marca como una persona, capaz de ser amiga de tus clientes, así te será más sencillo encontrar la forma de acercarte a ellos y brindarles una buena experiencia.

Es un arduo trabajo, pero vale totalmente la pena.

Nunca subestimes el valor de la imagen de tu marca, nunca sabes quién la puede estar viendo. Considera contratar a un equipo de profesionales que te pueden asesorar en cada punto del proceso, para que de esta manera puedas sacarle el mayor provecho a tu marca. Si necesitas ayuda no dudes en contactarnos, en Oktopus Lab contamos con un equipo siempre dispuesto a apoyarte.

Puedes consultar nuestra reciente entrada sobre soportes y aplicaciones para entender un poco más sobre el proceso de creación de tu marca.

Add a comment

Entradas Relacionadas

cabezal_campañas_lgbt+
Abrir chat